viernes, 11 de noviembre de 2011

JUAN. LA VERDADERA VIDA DE UNA OBRA DE TEATRO ES CUANDO NACE PARA EL PUBLICO.
         EL CUENTO DEBE LLEGAR INEXORABLEMENTE AL DESTINATARIO, PARA
QUIEN HA SIDO CREADO. .
         EL ONANISMO DE ESCRIBIR POR ESCRIBIR, CON EL QUE SE
CONSUELAN ALGUNOS POR LA CERRAZON DE LAS PUBLICACIONES, ES ESTERIL.
CON EL CUENTO ES FUNDAMENTAL QUE CUMPLA CON SU DESTINO.
         TE DIJE, CREO QUE EL CUENTO NACE EN LA ORALIDAD Y LUEGO
ATERRIZA EN ESA VESTIMENTA CONTENEDORA QUE ES EL PAPEL. LAS MIL Y UNA
NOCHES ES UN HOMENAJE A ESA CUNA, AUNQUE NOS LLEGA EN FORMATO LIBRO.
        POR SUPUESTO QUE LA TV, EL CINE, INTERNET, LOS CELULARES,
QUIEREN INHUMAR AL CUENTO Y SU MAGIA.
       LA ABUELA NARRADORA EN LUGAR DE RODEARSE DE NIETOS Y CONTARLES
CUENTOS, SUBE A SU FORD K Y SE VA AL SHOPPING..
       EL RITMO DE LA VIDA MODERNA DESPLAZO A LA APARENTE PASIVIDAD
DEL ESCUCHA DE UNA NARRACION.
       NO TODO ES ASI. LA MODERNIDAD, ATRACTIVA, DINÁMICA, POR
MOMENTOS SE TORNA FRIA, CASI ARTIFICIAL. Y AHI ES CUANDO EL CUENTO DE
BOCA EN BOCA, QUE NUNCA DESAPARECIÓ, FLORECE DE NUEVO Y CAUTIVA, COMO
SIEMPRE. MIS SALUDOS VECINO. 



ALBERTO ATIENZA, ESCRITOR Y NARRADOR MENDOCINO

No hay comentarios:

Publicar un comentario